7 habilidades para ser contratado, ¡ya!

A lo largo de nuestra vida profesional desarrollaremos cualidades que nos harán sobresalir en cierto campo. A pesar de tener los mismos estudios que muchos compañeros, no todos tendrán la misma capacidad para lograr cierta tarea dentro de su área ni para lograr un ascenso.

En ocasiones podemos cuestionarnos la razón por la que otra persona de nuestra misma jerarquía asciende o se le ve más desarrollado en su labor del día a día.

Las habilidades que vamos desarrollando en nuestra biografía de trabajo nos permitirán ser mejores y competir por puestos más altos, en Hola Trabajo® te compartimos algunas que te harán sobresalir en cualquier puesto en el que te encuentres.

1. Habilidad tecnológica y académica

La etapa laboral comienza en la juventud. A partir del ingreso al mercado laboral empiezan una serie de procesos y tareas que hacen que aprendas rápidamente y te adaptes al estilo de trabajo.

Aquí la formación académica es una piedra angular, ya que si eres estudiante, recién egresado o tienes poca experiencia, te contratarán más bien por tus habilidades técnicas y el conocimiento específico que tengas sobre una determinada temática.

En este punto es necesario resaltar el software en el cual tienes conocimiento, esto te dará crédito en cualquier empresa que use estos medios.

El más utilizado por las empresas es el llamado Enterprise Resource Planning (ERP) o “Planificación de los Recursos de la Empresa”, herramienta de software con el que se administra las áreas de compras, contabilidad, recursos humanos, producción y logística.

2. Habilidad comunicativa

Tal vez cuentas con una gran experiencia dentro de tu área, tienes profundos conocimientos sobre el tema, pero si no sabes comunicarte en forma eficaz, perderás valiosas oportunidades para hacerte notar en el trabajo y ser tú quien participe en nuevos proyectos, además de que será más complicado cumplir tus metas.

Es momento de aprender a establecer tus ideas, opiniones y propuestas y comunicarlas de forma efectiva durante las reuniones o exposiciones de trabajo, escuchar y saber hacer las preguntas correctas, además poner énfasis en entender las señales no verbales.

Así que aprovecha cualquier oportunidad para hablar ante un grupo, ya que con la práctica lograrás obtener confianza. Respira profundo, habla con voz clara y firme y concéntrate en expresar tu idea con claridad y precisión, objetividad y oportunidad.

3. Habilidad para lograr que las cosas sucedan

No se trata de esperar que las cosas pasen. Se trata de hacer que las cosas sucedan. Es decir, la ejecución de los proyectos laborales de manera tanto independiente como colaborativa, resolver conflictos, cumplir con fechas límite y presentar un trabajo de calidad. Esto es indispensable para cualquier empresa y lo que desea y espera de sus empleados, además hará que se hable bien de ti.

Kotler decía que en las empresas no faltan las buenas ideas, falta quien las lleve a cabo. Así que manos a la obra.

4. Habilidad de liderazgo

Los puntos anteriores son aquellos que debes haber aprendido y dominado para cuando cumplas 30 años, tenerlos a esta edad representa un avance significativo en la escala de competencias. Ahora viene la parte donde requieres mejorar tus capacidades como líder, es decir, tu habilidad para ser la cabeza y quien dirige a un grupo, convertirte en un referente a seguir e influenciar positivamente a tu equipo de trabajo. Se dice que un líder jala a la empresa en lugar de empujarla y, por lo tanto, logra que se concreten los objetivos empresariales.

Un líder se enfocará en la planeación estratégica y el aprovechamiento de recursos con el propósito de concluir los proyectos productivos a tiempo. Por lo tanto un líder debe proponer planes de acción, asumir riesgos y responsabilidades, mostrar empuje y trabajo arduo, al igual que inteligencia emocional y sensibilidad.

Aquí es importante que cuando participes en proyectos laborales aproveches para proponer iniciativas que hagan trascender tu puesto o capacitar y brindar soporte a todo tu equipo. Así mostrarás que tienes madera de líder.

5. Habilidad de networking

Cuando se va a cubrir una nueva vacante, la mayoría de empresas, independientemente de su tamaño, buscan talentos dentro de sus estructuras y redes de contacto antes de solicitar a alguien con alguna reclutadora externa.

Networking* es hacer y mantener los contactos en todos aquellos trabajos por los que pasamos, así como intensificar los vínculos con otros profesionales del sector al que uno se dedica.

El autor de la famosa Guía básica para contratar y ser contratado, Lou Adler, llegó a la conclusión tras realizar un millar de entrevistas, que para el 92% de los responsables de recursos humanos los mejores trabajadores que habían contratado eran los que previamente les habían sido recomendados.

Pero contar con una red de contactos profesionales no sólo te permitirá conseguir un nuevo empleo, además podrás crear sinergias, intercambiar conocimiento y experiencias con otras personas.

6. Habilidades interpersonales

¿Cómo puedes construir una buena reputación laboral? Si alguna vez has pensado en esto, cómo ganar visibilidad positiva en tu trabajo y destacar sobre tus compañeros, debes demostrar que trabajas de forma correcta y a tiempo, que no pierdes el tiempo con tus compañeros y que logras crear sinergia en cualquier equipo con el que te asocies.

7. Habilidades para trabajar en distintos contextos

Uno de los retos que deberás atravesar al llegar a esta etapa consiste en saber adaptarse a diferentes contextos culturales que desde luego puedan tener las personas con las que trabajas.

A pesar de que uno pueda estar casado con una idea de como se hacen las cosas en su puesto o empresa, es importante romper el paradigma y llegar a entender que si es otra cultura también puede servir para mí.

Además de que podría llegar a brindar una experiencia nueva y refrescante.